20/04/2016

¿Cómo alargar la vida útil de los alimentos envasados?

Categorías: Control de calidad de productos plásticos y polímeros, Plásticos en la industria alimentaria

El desarrollo de nuevos envases y tecnologías de envasado para alimentos es una constante debido a las crecientes demandas de los consumidores de productos mínimamente procesados y naturales, fáciles de consumir y semielaborados que garanticen tiempos de conservación del alimento cada vez más largos. Esta demanda de los consumidores es compartida asimismo por las empresas de alimentación, ya que al alargar la vida útil de sus productos, resulta posible llevar a cabo su distribución en zonas más alejadas y aumentar, por tanto, su mercado.

Tecnologías que permiten alargar la vida útil de los alimentos

Existen distintas tecnologías que hace posible alargar la vida útil de los alimentos, como el envasado en atmósfera modificada (EAM) y otras técnicas más novedosas como el uso de los envases activos, que además de proteger y contener el alimento, le otorgan otros beneficios que contribuyen a su conservación. Sin embargo, para la aplicación de estas técnicas, no hay que perder de vista una propiedad  crítica en la conservación de los alimentos envasados, que es la permeabilidad de los envases plásticos.

Estructuras multicapa

Una de las estrategias más empleadas es la combinación de dos o más materiales en un mismo envase. El empleo de estructuras multicapa, bien obtenidas por coextrusión de diferentes materiales plásticos, o bien mediante laminación de un film plástico con otros sustratos como papel o aluminio, puede conferir al envase mejores propiedades barrera al oxígeno, a la humedad o a otros gases, que se requieren para cada tipo de alimento.

Recubrimientos de alta barrera

Existen también otras tecnologías que incorporan el uso de recubrimientos de alta barrera, como aluminio, óxidos de aluminio (AlOx) o de silicio (SiOx), en capas con muy bajos espesores, proporcionando una mejora considerable respecto a los valores de permeabilidad del material sin recubrimiento.

Uso de nanocargas

Otras tendencias en la actualidad proponen el uso de nanocargas (cargas de tamaño nanométrico), bien incorporado en el seno del material polimérico durante el proceso de extrusión/inyección, bien aplicado como recubrimiento sobre los sustratos.

Envasado activo

Todas estas estrategias proponen una protección pasiva del envase, en la que el objetivo es dificultar el paso de las moléculas de gas a través del envase. Es posible también incorporar una protección activa, de manera que no solamente se dificulte el paso de las moléculas de gas, sino que, una vez producida la entrada de moléculas de gas al interior de la estructura por difusión, sea posible que esas moléculas se queden absorbidas en la estructura del polímero, sin llegar a difundirse hasta el interior del envase. Este efecto de envasado activo se logra mediante la incorporación de aditivos de tipo scavenger (también llamados secuestradores o absorbedores) en la etapa de procesado del material. Proporcionan, por tanto, una protección adicional a la del envase por sí solo, de manera que se consigue aumentar la vida útil de los productos.

AIMPLAS, en su laboratorio de envases, cuenta con un completo equipo de expertos y las últimas tecnologías para comprobar la permeabilidad de los envases, o bien ayudarte en el desarrollo de envases activos para el aumento de la vida útil de alimentos.

MULTINACIONALES AUMENTO VIDA ÚTIL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto los términos y condiciones y política de privacidad.