29/10/2020

Licitaciones, una oportunidad de negocio

Categoría: Novedades en legislación y normativa del plástico

En el sector de los plásticos las licitaciones son procesos de interés para numerosas empresas desde diversos puntos de vista: como proveedor de productos, como proveedor de servicios, como proveedor de innovación.

Licitaciones públicas

Es el procedimiento jurídico-administrativo mediante el cual algún organismo público requiere de obras, suministros o servicios entregados por particulares o empresas. En este caso las empresas del sector del plástico son potenciales proveedores de la Administración para una amplia gama de suministros en forma de productos, que deberán cumplir unos requisitos técnicos detallados en los pliegos de condiciones.

Para verificar el cumplimiento de los requisitos técnicos las empresas deben aplicar las normas especificadas en los pliegos de condiciones. Dichas normas definen los métodos de ensayo que se deben seguir para verificar el cumplimiento de los requisitos técnicos, o en algunas ocasiones también indican las especificaciones que deben cumplir los suministros.

La aplicación de las normas para verificar el cumplimiento de requisitos se realiza por parte de los organismos evaluadores de la calidad (OEC), como por ejemplo AIMPLAS, que además cuentan con una acreditación concedida por un organismo oficial según la norma UNE-EN ISO/IEC 17025. En España la entidad de acreditación es ENAC, que por lo tanto es la encargada de verificar que los OEC cumplen los requisitos de un sistema de calidad basado en la norma UNE-EN ISO/IEC 17025.

La Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público promueve el uso de normas técnicas para definir las prescripciones técnicas particulares en los pliegos. En definitiva, el buen uso de estándares o normas en los pliegos aporta objetividad, transparencia y apertura, simplificando la redacción de los aspectos técnicos.

Pese a la creciente relevancia de las normas en el comercio y en la legislación, todavía son pocos los pliegos de contratación que citan normas técnicas. Las encuestas realizadas muestran que la barrera principal es la falta de conocimiento general del tema y la dificultad para identificar las normas aplicables.

Según se ha comentado anteriormente, los OEC como AIMPLAS colaboran con las empresas que optan a una licitación para demostrar el cumplimiento del pliego de condiciones y así aumentar sus garantías de éxito, pero también pueden colaborar con las diferentes Administraciones para verificar el cumplimiento de los requisitos técnicos.

Compra pública de innovación (CPI)

Además de los suministros, las empresas pueden ser proveedoras de innovación a través de la Compra Pública de Innovación (CPI).

¿Qué es la compra pública de innovación? La compra pública de innovación (CPI) es el proceso mediante el cual las Administraciones compran I+D+i a los operadores económicos. En este proceso se impulsa a la Administración a realizar una compra inteligente, obteniendo mejores soluciones a través de las ventajas de la I+D+i, fomentando al mismo tiempo la innovación del tejido empresarial mediante una escucha y consulta activas en lugar de reactivas.

La CPI, en definitiva, sirve de apoyo a la actividad innovadora del sector privado para satisfacer las necesidades de un organismo público. De esta manera se consigue que sea la demanda del sector público la que dirija la actividad innovadora, en lugar de estar obligada a amoldarse a los productos o servicios que desarrolla el sector privado.

Al mismo tiempo que la CPI puede ayudar a fomentar la captación del mercado de productos y servicios innovadores, mejora la calidad de los servicios públicos. Esta innovación implica además avances científicos y tecnológicos como resultado de la CPI.

Mediante la búsqueda de soluciones de contratación más innovadoras se obtienen beneficios para las Administraciones Públicas, para el sector privado y para la ciudadanía en general. Se consigue, por lo tanto, que la empresa pueda generar beneficios mientras que la Administración Pública mejora un servicio público.

Existen tres modalidades de CPI:

  1. Compra Pública Precomercial (CPP): es un procedimiento de contratación de servicios de investigación y desarrollo. Las empresas y el comprador público comparten riesgos y beneficios de la investigación necesaria para desarrollar soluciones innovadoras que mejoren las que existen actualmente en el mercado. La CPP incluye la exploración y diseño de soluciones, la creación de prototipos, el desarrollo de un volumen limitado de primeros productos o pilotos, … La CPP se organiza por fases eliminatorias con diferentes operadores económicos que compiten entre ellas. Así se pueden mejorar las soluciones propuestas a los compradores públicos, evitando la dependencia de un único proveedor. Al terminar las fases no se puede comprar el producto final y hay que volver a licitar.
  2. Compra Pública de Tecnología Innovadora (CPTI): es la compra pública de una obra, bien o servicio que ya existe en el momento de la licitación, pero únicamente como prototipo o bien requiere el desarrollo de tecnología nueva o mejorada y que pueda desarrollarse en un plazo razonable.
  3. Asociación para la Innovación (AI): su objetivo es contratar todo el proceso de innovación, desde la investigación hasta la explotación comercial y compra del nuevo producto o servicio. Pueden participar uno o varios operadores económicos en cada fase.

Licitaciones internacionales

Las licitaciones internacionales ofrecen a las empresas una vía alternativa para la internacionalización que debe ser tenida en cuenta, además del comercio directo.

Existen diversos tipos de entidades convocantes de licitaciones internacionales:

Licitaciones de empresas privadas

Las licitaciones de empresas privadas se pueden realizar a través de la denominada Request for Proposal (Solicitud para propuesta), que es el documento que una compañía, que actúa como cliente, presenta a uno o más proveedores potenciales pidiendo una propuesta formal para suministrar bienes o servicios en base a unas especificaciones establecidas en la solicitud. Dichas especificaciones incluyen aspectos como: precios y condiciones de pago, características del producto o servicio que se busca, cantidades pedidas, tiempo y lugar de entrega, medio de transporte, embalaje, materiales de aprovisionamiento y otros requerimientos técnicos. En este tipo de solicitudes, también es habitual pedir servicios de asistencia técnica y mantenimiento.

En resumen, a modo de conclusión, las empresas del sector plástico disponen de un amplio abanico de opciones de negocio a través de las licitaciones, que pueden ser de producto o de innovación, nacionales o internacionales, públicas o de empresas privadas, pero en cualquier caso es importante tener en cuenta esta vía de negocio para conseguir un mayor crecimiento.

La versión extendida se puede leer en la revista de FORUM CALIDAD.

Eva Bejarano

Responsable de Licitaciones y Normalización en AIMPLAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto los términos y condiciones y política de privacidad.