11/07/2014

Germaine de Capuccini promueve el primer envase cosmético 100% biodegradable y compostable

Categorías: El plástico para la industria del packaging, Innovación y tendencias en materiales plásticos, Novedades y tendencias en bioplásticos
Envase compostableEl proyecto financiado por CDTI, ha supuesto una inversión de alrededor 1.000.000 €
La materia prima, de componentes renovables, es de origen  agroalimentario
La huella de carbono mejora en un 10%

El consorcio formado por Germaine de Capuccini, A.Schulman, Petroplast y la alianza de los institutos tecnológicos AINIA – AIMPLAS se reunieron el pasado 8 de julio en la sede de la firma cosmética alcoyana para dar cierre al proyecto de casi tres años de  duración en el que se ha diseñado, investigado y creado el primer envase cosmético biodegradable y compostable.

El proyecto, que inició en 2011 y que ha sido liderado por Germaine de Capuccini, ha logrado el desarrollo de un nuevo envase compostable en un periodo de tiempo inferior a 6 meses y alcanzar una vida útil en contacto con las cremas cosméticas de al menos 2 años.

Así pues, el diseño, investigación y creación del Biotube Cosmetic ha sido un trabajo conjunto del consorcio, con funciones marcadas y a la vez interrelacionadas. La materia prima de componentes renovables, de origen agroalimentario, ha sido formulada por la multinacional A. Shulman. Petroplast, empresa dedicada a la fabricación de tubos cosméticos y farmacéuticos, ha sido la empresa encargada de transformar la materia prima en envase. Germaine de Capuccini ha validado el envase, además de realizar diferentes test de compatibilidad durante todo el proceso.
Asimismo, la alianza AINIA-AIMPLAS ha dado su apoyo tecnológico al proyecto.

El proyecto apoyado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ha supuesto una inversión de alrededor 1.000.000 €.

Biotube Cosmetic supone un avance no sólo por su capacidad de biodegradación sin impacto ambiental, sino por lograr por primera vez la compatibilidad total entre este tipo de envases y los productos cosméticos. Entre las principales ventajas destaca la reducción del consumo energético, desde el origen hasta que llega a manos del cliente final, reduciéndose las emisiones de CO2 en un 10%.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto los términos y condiciones y política de privacidad.