10/05/2022

AIMPLAS desarrolla un sistema de intercambio de baterías para vehículos eléctricos que acaba con la ‘ansiedad por la autonomía’

Categoría: Plásticos en automoción y transporte

El miedo de los conductores de vehículos eléctricos a quedarse “tirados” antes de concluir su trayecto porque se descargue la batería, lo que se conoce como ‘ansiedad por la autonomía’, es un temor muy común. Así, AIMPLAS trabaja en un novedoso sistema seguro, inteligente, eficiente y sostenible que permite reemplazar los módulos de batería descargados por baterías ya cargadas y, de esta manera, evitar los tiempos de espera de recarga, con el proyecto SMART5G.

En concreto, este proyecto financiado por la Agencia Estatal de Investigación (AEI), impulsa el diseño y desarrollo de una estación de recarga y sustitución de baterías para la movilidad ligera. En concreto, se trata de un sistema que facilita el intercambio rápido de baterías mediante la carga con energía solar y predice el consumo de energía gracias al uso de algoritmos de Inteligencia Artificial (IA), así como la creación de una innovadora plataforma inteligente de gestión energética que elimina los riesgos de interferencia por electromagnetismo y mejora la seguridad.

La movilidad sostenible, en palabras de la investigadora en Movilidad Sostenible de AIMPLAS, Begoña Galindo, es ya “una prioridad estratégica a nivel local, nacional, europeo y global, por lo que es imprescindible impulsar nuevas soluciones tecnológicas que garanticen una movilidad segura, conectada e inteligente, aplicada tanto a vehículos individuales, como de reparto, y que reduzca las emisiones de CO2. Para garantizar una alta seguridad y protección frente a posibles interferencias electromagnéticas, con SMART5G se están generando materiales compuestos ligeros protegidos por apantallamiento electromagnético (EMI) que optimizan estos nuevos modelos”.

Compuestos termoplásticos para carcasas de batería sostenibles

En este sentido, la iniciativa también propone una innovadora carcasa de batería estructural sostenible para automóviles ligeros basada en un compuesto termoplástico de fibra larga reutilizable y reciclable con funcionalidades duales: aditivos ignífugos y partículas de apantallamiento electromagnético (EMI). Esta nueva solución aumenta la autonomía del vehículo al reducir su peso en comparación con las carcasas metálicas habituales, lo que reduce los costes y el consumo energético, así como la huella de carbono.

“Los compuestos de matriz termoplástica pueden desempeñar un papel clave en la industria del siglo XXI, ya que ofrecen grandes ventajas en términos de peso reducido, alta rigidez y resistencia específica comparable a los materiales metálicos. Por ello, la nueva generación de coches eléctricos está apostando por el uso de estos materiales plásticos, que hacen posible un diseño libre y una reducción de peso de alrededor del 40%”, explica Begoña Galindo.

Este proyecto, en el que AIMPLAS trabaja junto con las empresas ITERA Mobility Engineering, ELIX Polymers y la Universitat de València (UV), con referencia PLEC2021-007994 ha sido financiado por MCIN/AEI /10.13039/501100011033 y por la Unión Europea NextGenerationEU/ PRTR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto los términos y condiciones y política de privacidad.